6 nociones básicas para crear un moodboard

crear-un-moodboardHace unos días, hablando con una clienta y amiga me di cuenta de lo lejano o complicado que puede parecer para alguien que no esté habituado, crear un moodboard o un tablero de inspiración para un proyecto, ya sea personal o profesional, como era el caso. En paralelo, después de haber conseguido unir sus preferencias y estilo de diseño, colores, tipografías… en un tablero de inspiración, me contaba lo mucho que le había ayudado dicho proceso para definir que es lo que realmente necesitaba para el rebranding de su marca.

Un tablero de inspiración es un documento digital o soporte físico donde se perciben elementos esenciales sobre lo que queremos que transmita un futuro proyecto. Seguramente si navegas habitualmente por Pinterest habrás visto infinidad de ellos, incluso aquí, en las últimas semanas, al presentar nuevos proyectos de emprendedoras, yo misma compartía alguno de mis tableros inspiracionales que dieron lugar a nuevas identidades corporativas como la de Miren García.

Un moodboard ayuda a trasmitir valores, atributos y la personalidad de una marca. Te ayudará a concentrarte en lo que realmente quieres que trasmita tu marca, blog, web o quizás proyecto de reforma en casa.

Crear un moodboard transformará tus pensamientos o sentimientos en lo que te gustaría que lo demás viesen o sintiesen sobre tu proyecto. Pero ¿cómo llegamos a este punto? Te cuento: debes de tener 6 nociones básicas para crear un moodboard, bien aprendidas:

crear-un-moodboard-vert

  1. Palabras clave: escoge un mínimo de 3 y un máximo de 5 palabras clave que resuman lo que te gustaría que tu marca inspirase procurando que no sean muy similares entre si.
  2. Define el soporte:  escoge un soporte tamaño A4 ó A3 para desarrollarlo o una plataforma que te sirva de carpeta de almacenaje (Pinterest, Evernote o Dropmark) (dependerá de si realizas un moodboard táctil o digital)
  3. Selecciona materiales o imágenes: con las palabras clave seleccionadas, busca, selecciona recortes de revista, trozos de tela, papeles o cartulinas, colores, patrones… todo vale… Selecciona todos aquellos artículos o imágenes que te atraigan y recuerden a tu marca.
  4. Analiza: párate a pensar sobre cada una de las piezas que seleccionaste ¿qué te dice?¿qué cuenta de tu marca? ¿está en la línea de lo que quieres transmitir? Si merece la pena colócalo en tu soporte; si no lo tienes claro, descártala.
  5. Organiza: ayúdate de washi tape, pinzas de madera o pegamento para ir colocando cada elemento en tu moodboard táctil. Revisa por tamaños la importancia que tienen cada uno de ellos y colócalos de forma ordenada.
  6. Hazlo visible: mantedlo cerca de tu espacio de trabajo para que recuerdes qué límites o pautas has establecido para que se identifique tu marca. Usa este moodboard para visualizarlo en diferentes momentos o días y piensa si realmente te identificas con él o debes darle una vuelta de tuerca más.

¿Lo lograste? ¿Lo que ves en el moodboard de tu proyecto o marca es lo que buscabas? Cuéntame, me encantará saber cómo fue para  ti el proceso de crear un moodboad si es que ya te lanzaste a ello. Y si te quedas con ganas de más, no te dejes de pasarte por el blog de Gudy Herder, Eclectic Trends. Con ella aprenderás todo sobre los moodboards incluso desde casa con su curso online.

2 comentarios en “6 nociones básicas para crear un moodboard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *