Category Archives: Volando bajito

Esenciales para ser una buena tía

Senor-bebe1 Tengo la fórmula para ser una buena tía. El miércoles pasado nació mi primer sobrino y con él obtuve mi certificado oficial de tita. Ya sé lo que estás pensando ¿qué es ese certificado? Pues es eso que nadie me dijo que existía hasta el día en que nació mi primer sobrino.  “Ya eres tita con certificado”, me dijo mi primo Paco,  así que mis miedos desaparecieron casi al instante: querer tantísimo a mis hijos me hizo dudar de si sabría querer al mismo nivel a mi sobrino.

Senor-bebe2

Nadie me contó lo que se suponía debía sentir al ser tía. Tampoco nunca nadie me contó lo que se suponía debía sentir al ser madre, pero era algo inherente desde niña y que supe encajar a la perfección desde el minuto cero. Ahora también soy tía y por eso, hoy te dejo el capítulo más bonito de mis esenciales, en el caso de hoy, mis esenciales para ser una buena tía o tita, como nos gusta decir por aquí.

1. Aburre a tu sobrino a piropazos, achuchones (aunque contrólate que a veces tanto amor puede agobiar) y quiérelo con locura como quiero yo al mío, a riesgo de que cuando sepa hablar acabe llamándome pesada. Cuando tenga 16 no querrá ni que lo acompañes a comprar una camiseta.

2. Ahora que eres tía, sé un poco abuela y consiéntelo: porque si vas a pasar poco tiempo con él, (como me ocurrirá a mi) no puedes convertirte en la tía chunga que sólo pone malas caras. Ríñele nada más que lo justo y necesario porque, como dicen  las abuelas, para educar ya están sus padres.

3. Hazle fotos. Tu punto de vista nunca será el mismo que el de sus padres pero ten en cuenta hacerlas siempre a una distancia prudencial y sin flash ¡por favor! Las fotos más bonitas no son las de pose (esas se las dejamos a los profesionales) sino las que captan los momentos más naturales de su día a día. Aquí te dejo algunos trucos de mano de un profesional, José Ignacio Navajas. Leer más

Ver los 2 comentarios

Sólo 5 pasos: bizcocho de calabaza para niños

Bizcocho-de-calabaza-para-niños-solo-5-pasosUno de los frutos por excelencia del otoño es la calabaza y el bizcocho de calabaza para niños que he descubierto en nuestra casa hace bien poco, un exitazo. Ya no sabemos si nos gustá más el bizcocho de limón o éste.

Gracias a una buena amiga de mi madre hace unos días llegaron a mi cocina un par de calabazas impresionantes y una de ellas, tan bonita que no me resisto a usarla de decoración alguna semana más e incluso e aprovechado para fotografiarla junto a este riquísimo bizcocho de calabaza.

Bizcocho-de-calabaza-para-niños-calabaza Bizcocho-de-calabaza-para-niños-detalle

Aunque he de reconocer que hasta que no nació Rubén no tenía ni la más remota idea de a lo que sabía la calabaza, ahora forma parte indispensable de nuestra despensa y esta receta que podéis hacer en sólo 5 pasos, está deliciosa, tanto como mi bizcocho favorito, el bizcocho integral de limón. Leer más

Ver los 8 comentarios

Celebra tu cumple, mamá

Cumplean_os_Atm2

Este año me dije, “celebra tu cumple, mamá”. Porque sí, porque llevo años sin celebrar mi cumple a lo grande y porque el año pasado era mi 35 cumpleaños y no tuve ni una triste tarta.
Aún estando bastante más en soledad que otros cumpleaños, me dejé enredar por mis niños, me metí en la cocina para preparar una tarta y unos cupcakes y festejamos de la manera más dulce que conozco la onomástica de Sofía y mi cumpleaños.

Cumplean_os_Atm1

Por petición popular, la tarta la hice de chocolate y praliné de avellana ¡qué rica!, por cierto y la decoré con unas frambuesas que tenía a mano. Los cupcakes, de naranja y con la misma buttercream de la tarta (de chocolate).

Cumplean_os_Atm3 Cumplean_os_Atm4
Porque yo lo valgo, me volví a decir eso de “celebra tu cumple, mamá” y con el día más nublado de septiembre preparé una sencilla mesa dulce con algunas cosas que tenía por casa. ¿Veis no es tan complicado?
Recopilé todas las chuches que tenía a mano de color rojo y rosa y las metí en una bolsita cosida con tela de saco, dispuse unos vasitos de cristal con zumo de arándanos y añadí unas pajitas y unas servilletas de color rosa que sabía serían la delicia de Sofía. El rosa está de moda, os lo contaba aquí.
Decoré con un portavelas cuya vela con olor a vainilla perfuma mi hall de entrada y con un frasco de cristal tipo italiano que rellené con algunas ramas frescas de abeto.

Leer más

Ver los 6 comentarios

Una boda especial

De-boda4

Tal y como os avanzaba hace unos días estuvimos de fiesta asistiendo a una boda especial donde Rubén y Sofía junto con su primo Lucas y algunos niños más participaron de forma activa sirviendo de pajes para una novia más que guapa. Alguna otra, como la que os escribe, participó en ella meses antes diseñando unas invitaciones de boda muy originales y elegantes que podéis ver aquí.

De-boda2
De-boda3

Los pajes no se quedaron cortos y vistieron sus mejores galas, unos con más vergüenza que otros (la timidez es una característica notable en Rubén) pero todos guapísimos. La confección de los vestidos de las niñas y las albas de los niños se realizaron en tejido de plumeti blanco y encaje a gusto de la novia en un taller de costura de la ciudad.
Leer más

Ver los 6 comentarios

Estuvimos de fiesta

De-boda10
El post del lunes llega con tal retraso que aparece por aquí en martes. Lo sé, pero ya no estoy para estos trotes… Estuvimos de fiesta y a pesar de no tomar ni una copa el ajetreo del fin de semana que pasamos entre Málaga y Córdoba nos dejaron cao técnico y con una acumulación de tareas en casa para las que me haría falta duplicar las horas del día y aún así no acabaría.
A pesar de todo, estuvimos de fiesta y mereció la pena porque compartimos horas con la familia en una cena preboda cálida y sentimental; una boda preciosa que merece post aparte; y una tarde noche con amigos en Córdoba a los que ya echaba mucho en falta.

Leer más

Ver los 3 comentarios

Adivina cuánto te quiero

Adivina-cuanto-te-quiero-1

Desde que tenemos poca edad nos empañamos en medirlo todo. Cómo de altos somos en comparación con otros; cómo de guapos somos si nos comparamos con los demás; y sobre todo, cuánto somos capaces de querer.
“Mamá, yo te quiero 20” – me dice Rubén.
Y a mamá se le cae la baba.
Adivina-cuanto-te-quiero-2
Otras veces, imitando a las dos liebres protagonistas del cuento Adivina cuánto te quiero, que os recomiendo hoy, mis niños me dicen aquello de “Mamá, yo te quiero hasta la luna y de vuelta”

Leer más

Ver los 2 comentarios

Redescubriendo Sevilla

Visita-titos-agosto-2014---54

Este fin de semana decidimos que pasar el sábado por el centro de Sevilla era una opción estupenda para que los niños se vayan familiarizando con su nueva ciudad. La ciudad no es desconocida para ellos pero a la corta edad de mis hijos no les viene mal que le vayamos refrescando el recuerdo cada cierto tiempo.
Fue un paseo sencillo y no demasiado largo a pesar de ir bien dispuestos con las dos sillas de paseo (últimamente Rubén está muy cansado cuando se trata de andar). Caminamos por una de las avenidas principales del centro, la de la Constitución, pasando por el ayuntamiento y sin dejar de mirar con ojos nuevos. Procurando descubrir detalles que otras veces pasaron desapercibidos e intentar captarlos con mi objetivo nuevo, un 50 mm que me recomendó Jose Ignacio Navajas después de nuestro taller de fotografía infantil para padres, el pasado mes de noviembre y que me tiene enganchada.

Visita-titos-agosto-2014---55
Visita-titos-agosto-2014---21
Visita-titos-agosto-2014---19Caminando por esa zona, conseguimos una foto de familia que nos hizo un alma caritativa, cosa nada fácil ¡os lo aseguro! Creo que aunque algo borrosa, ésta la enmarco.

Leer más

Ver los 8 comentarios

En marcha: vuelta a la rutina

Aterrizamos tras unos días en la playa en nuestra nueva casa. La nueva casa de nuestra nueva vida, en la que hemos de ponernos en marcha con la vuelta a la rutina, que sin tapujos algunos, en determinados momentos, echo en falta.
Hoy toca organizarnos, dejando hueco para pasar un rato divertido con los niños en la piscina pero sin olvidar que hay que rellenar el frigorífico y la despensa (más que vacíos tras la mudanza), limpiar algo aquí y allá y planificarnos para los próximos días en los que las vacaciones del papá de mis criaturas lleguen a su fin. ¡Entonces me voy a reír! Madre qué susto… Pero eso será harina de otro costal y ya tendremos tiempo de lamentarnos por la soledad en la nueva tierra.
Mientras tanto, cuando mis niños me dejan cinco minutos para respirar, me acuerdo de los proyectos que tengo pendientes con Atm, de los trabajos que quedaron pendientes para las celebraciones de septiembre y, por supuesto, también de la decoración de la nueva casa. Sobre todo de la de los dormitorios de los niños que han quedado como huérfanos entre tanto espacio. Pasar de mini dormitorios a dormitorios normales es lo que tiene.
La casa no es nuestra y no podré hacer todo lo que me gustaría para decorar con mi estilo pero no por eso dejaré de darle vueltas a espacios bonitos con los que inspirarme para crear una decoración muy mía aunque sea efímera. Y pensando en ello, ¿por qué no en esta vuelta a la rutina decorar la nueva vida con elementos DIY? ¿os apetece acompañarme en este reto?
Ver los 2 comentarios