27 noviembre, 2017
cocina sin azulejos

Tener una cocina sin azulejos hace años que dejó de ser un riesgo. Toda la vida hemos visto cocinas alicatadas de suelo a techo para que resulten más sencillas de limpiar pero eso ha cambiado. Hoy día los materiales innovadores y las tendencias decorativas, les han ganado terrero al total look a base de cerámica.

Pinturas plásticas de gran calidad, revestimientos con la misma piedra de la encimera de la cocina, alicatados a media altura, papel pintado… Todos ellos pueden ser opciones versátiles que tienen hueco en este espacio de la casa.

Vía El Mueble

En nuestra nueva cocina de la que ya te hablaba cómo íbamos a reformarla aquí y aquí, no habrá espacio para azulejos aunque sí contemplamos la necesidad de usar un material de fácil limpieza en la zona de cocinado.

Opciones para una cocina sin azulejos

Dudamos mucho ante esta tesitura pero finalmente apostamos por el uso del mismo material de la encimera para incorporar a la pared hasta una altura prudencial. Una piedra color blanco, al igual que los muebles, que contrasta con una pintura plástica. Ésta en un tono gris verdoso muy claro. Una piedra porcelánica en blanco mate que encaja a la perfección con lo muebles escogidos.

En cuanto al resto de cocina, mi intención siempre fue que encajara con el resto de ambientes de la casa. Al fin y al cabo, el 90% de los días del año, hacemos las comidas y cenas en ella y quería sentirme cómoda. Había que buscar un material que fuera resistente y de fácil limpieza.

Vía El mueble

Pensamos que protegerla de rozaduras o manchas era indispensable para no tener que pintar cada año. Teniendo previsto incorporar una mesa comedor en este espacio, proteger la pared pintada era algo muy importante para nosotros. Tener una cocina sin azulejos era mi deseo pero debía de tener un sentido y resultar funcional.

Vía Habitissimo

Finalmente, nuestra apuesta fue la madera. Un revestimiento en color blanco que conjugará a la perfección con el tono pálido de la pared que ya podías ver aquí. Una pintura pantone de ALP monocapa, lavable y sin apenas olor. Y, aunque en un principio sopesamos la idea de combinarla con papel pintado, terminamos por completar la zona de comedor, únicamente con pintura. Eso sí, acompañada de unas lamas de madera ideales, en color blanco. ¿Tienes ganas de ver cómo nos está quedando? Por aquí, estamos deseosos de ultimar detalles para que puedas verla al completo. #ideasconvida

Suscríbete a mi newsletter

Lee Atm en tu correo para no perderte nada de nada

Un poco sobre mi

¡Hola! Mi nombre es Mamen, directora de arte en Blanco Ruso y autora de este blog personal, donde encontrarás recursos creativos para mamás todo terreno.

1 comentario

  • Me ha gustado leer este post. Hemos pasado un proceso similar estos meses, Mamen, incluso tenía en Pinterest estas imágenes que muestras, 😀 Opinábamos igual, la verdad, no había que alicatar hasta el techo todas las paredes. En nuestra cocina colocamos azulejos sólo hasta la altura de los muebles altos, sobre todo porque en un extremo tengo un office en el que mis dos hijos comen y hacen deberes y manualidades; la pared de paso, está libre de alicatado. Nos lo pensamos mucho, pero nos atrevimos al final. Nos ha encantado el resultado, la verdad, y el ahorro en azulejos y albañilería es notable.

¿Y tú qué opinas?

He colaborado con