Aterrizamos tras unos días en la playa en nuestra nueva casa. La nueva casa de nuestra nueva vida, en la que hemos de ponernos en marcha con la vuelta a la rutina, que sin tapujos algunos, en determinados momentos, echo en falta.
Hoy toca organizarnos, dejando hueco para pasar un rato divertido con los niños en la piscina pero sin olvidar que hay que rellenar el frigorífico y la despensa (más que vacíos tras la mudanza), limpiar algo aquí y allá y planificarnos para los próximos días en los que las vacaciones del papá de mis criaturas lleguen a su fin. ¡Entonces me voy a reír! Madre qué susto… Pero eso será harina de otro costal y ya tendremos tiempo de lamentarnos por la soledad en la nueva tierra.
Mientras tanto, cuando mis niños me dejan cinco minutos para respirar, me acuerdo de los proyectos que tengo pendientes con Atm, de los trabajos que quedaron pendientes para las celebraciones de septiembre y, por supuesto, también de la decoración de la nueva casa. Sobre todo de la de los dormitorios de los niños que han quedado como huérfanos entre tanto espacio. Pasar de mini dormitorios a dormitorios normales es lo que tiene.
La casa no es nuestra y no podré hacer todo lo que me gustaría para decorar con mi estilo pero no por eso dejaré de darle vueltas a espacios bonitos con los que inspirarme para crear una decoración muy mía aunque sea efímera. Y pensando en ello, ¿por qué no en esta vuelta a la rutina decorar la nueva vida con elementos DIY? ¿os apetece acompañarme en este reto?

Guardar

Suscríbete a mi newsletter

Lee Atm en tu correo para no perderte nada de nada

Un poco sobre mi

¡Hola! Mi nombre es Mamen, directora de arte en Blanco Ruso y autora de este blog personal, donde encontrarás recursos creativos para mamás todo terreno.

2 comentarios

¿Y tú qué opinas?

He colaborado con