Cocinita rosa con la magia del Chalk paint

Ya tenemos en casa una cocinita rosa y ¡qué ilusión nos hacía a Sofía y a mi! Hace ahora poco más de un año los Reyes Magos dejaron en casa una cocinita por sorpresa, ideal para reciclar dándole un baño de pintura y barniz.

cocinita rosa niños

Son de esos regalos que de repente un paje encuentra sin esperar, como una oportunidad y no puede dejar escapar.  Como estaba un poquito arañada, pensé desde el instante en que la vi, que la arreglaría en cuanto tuviese tiempo. Al pasar los meses, tuve claro que la mejor opción sería pintarla y tener una cocinita rosa porque Rubén apenas pasaba tiempo jugando con ella y era Sofía quien le dedicaba más tiempo y cuidados. Al fin y al cabo, a Rubén le gusta la cocina pero la de verdad. Meterse conmigo y mancharse las manos, aprender a hacer un bizcocho… pero jugar con la de madera, no demasiado.

Aunque había sido un regalo para dos y la tuvimos cerca de un año en el salón en nuestra zona de juegos, acabamos por darnos cuenta que donde mejor estaría sería en el dormitorio de la niña para que Rubén tuviese más espacio en el salón para sus juguetes y volver loca de contenta a Sofía con la cocina que siempre había querido, una cocinita rosa.

cocinita-atm-2 cocinita-atm-6

Cuando pensé en pintarla no me planteé ni por un momento decaparta, volverla a lijar y un largo etcétera para el que no disfruto de tiempo. Se me vino a la cabeza el chalk paint de Neus. Con esta pintura de efecto tiza, dar un aire nuevo a cualquier objeto no puede ser más sencillo. Sólo tenía que preocuparme de la parte creativa, escoger el color, el acabado ¡y listo! Para ello, ponerme en contacto con Neus fue lo mejor que hice porque no sólo me ayudó a saber cuánta pintura necesitaría para el proyecto, sino que escogió para mi el mejor barniz a prueba de niños.

cocinita rosacocinita-atm-1

La cocinita rosa estuvo lista con chalk paint tan sólo con un par de manos de pintura y una de barniz. Más tarde, compré una tela estampada con fresas minis y mi madre, confeccionó unos visillos y un delantal a juego con la que terminamos de ponerla bonita. No faltó, no podía ser menos, un delantal en blanco para el cocinero de la casa.

cocinita-atm-3

El resultado quedó genial, me chifla, aunque lo que más me gusta es verlos a ellos jugar entre cacharritos, alimentos de madera o teteras que hablan… y que me preparen platos deliciosos para que los valore ¡cómo si fuera jurado de Master Chef! ¿No son para comérselos? ¿A qué tu también tienes cerca algún cocinillas en miniatura?  Y ¿has probado ya a usar el chalk paint? En su versión roller collection es todo un invento.

Guardar

Un comentario en “Cocinita rosa con la magia del Chalk paint

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *