Mi niño no duerme bien

Agotador, frustrante, descorazonador… tengo problemas para decidir cual de estos adjetivos es el que mejor describe la situación en casa cuando llega la hora de dormir. El problema que siempre pensaba que se solucionaría con el tiempo no hace sino encallarse para desesperar nuestra alma y nuestro cuerpo.
Quien tenga hijos que no duerman bien y con eso no me refiero a que tengan 8 meses y no duerman del tirón (amigos eso es más que normal, al menos en mi casa) me entenderán. Tener un hijo con más de 3 años que se despierte llorando y chillando, con pesadillas, terrores nocturnos o simplemente porque dice que no tiene más sueño, no es normal, me digan lo que me digan.

Desde qué llegamos a la playa el mal sueño de mi enano ha empeorado y es difícil entender porqué. El ajetreo de playa, paseo en bici, juegos… debería conseguir, no que llegase exhausto a la cama (en su caso, cansancio y sueño del tirón no van asociados) pero al menos, que llegase contento y relajado para dormir plácidamente. Todo lo contrario, y es que desde hace unos meses no ocurre así y menos al llegar aquí. Mientras estuvo sólo con los abuelos (algo menos de una semana) todo fue miel sobre ojuelas. La cosa cambió al incorporarme con Sofía. ¿Celos?
Pensaréis que debería haberlo hablado con su pediatra (lo hicimos), que debería hablarlo con un psicólogo especializado en niños (también lo hicimos), que debería probar con pastillas y jarabes relajantes (no hay uno que no haya probado, eso sí, siempre naturales u homeopáticos) y aún así, Rubén pasa temporadas mejores (que nunca buenas) y peores o malísimas, como está última en la que cada dos horas se despierta llorando como si fuese un bebé. En alguna de ellas, para nuestra desesperación, despierta a su hermana que gracias a Dios desde hace meses y a no ser que esté malita, duerme estupendamente. Dicen que no hay dos iguales y llevan parte de razón.
Tengo dos teorías: He pensado que mi ritmo de trabajo puede estar haciendo mella o pueden ser los celos acentuados ahora que su hermana hace más gracietas.
Paso muchas horas frente al ordenador porque no tengo más remedio después de un invierno extrañamente relajado y quizás me eche de menos. Si mi última teoría tiene algo de cierto, al llegar nuestras vacaciones o como dice Baballa, nuestro veraneo (vacaciones de mesa por delante tampoco es que vayan a ser) en unos días todo mejorará y podremos dormir, relajarnos y sobre todo disfrutar de su infancia que es lo que más me importa. Os iré contando.
Entre tanto, escribo desde la playa con Sofía dormida en mis brazos mientras que Rubén que juega en la orilla con su papá, ha dejado todo para venir a darme un beso y volver a echar a correr. Así, ¿quien seria capaz de enfadarse con él?

8 comentarios en “Mi niño no duerme bien

  1. Yo tengo dos niñas que tampoco han dormido del tirón hasta los cinco años, las dos. Y se llevan cinco años entre ellas, así que te puedes imaginar. Con la mayor probamos casi de todo. Probé Estivill. Pareció funcionar, hasta que a los dos años volvió a tener terror antes y durante el sueño, y le perdí la fe, porque claro, a un bebé se lo haces y como sólo llora, y cada vez menos, pues parece que funciona, pero a ver quién es el guapo que intenta lo mismo con una criatura que te cuenta con todo lujo de detalles el tipo de monstruo o pesadilla que le acecha.
    Yo defiendo que cada familia tiene que buscar la mejor solución para dormir y la nuestra fue una muy criticada, dormir con ellas. Acompañarlas mientras se dormían y meterlas en la cama si se despertaban de madrugada. El miembro de la pareja que madrugara más ese día se levantaba y pasaba a ocupar la cama libre. He tenido que oír de todo pero me da igual. A las tres de la mañana, si te tienes que levantar a las seis e irte al hospital, va a andar de pasilleos Rita la cantaora.
    La mayor comenzó a dormir del tirón cuando nació la pequeña, quien directamente metimos en la cama de los grandes porque nunca quiso chupete y la dejaba mamar para dormirse. Por pura comodidad estuvo así casi dos años, y luego ya le di pecho sólo para dormirse hasta los tres años. Y también se metía en la cama si se despertaba de madrugada, y justo al cumplir los cinco años ha dejado de hacerlo.

    Yo sé que no hay remedios mágicos y que cada niño es un mundo, pero créeme, son más los niños que “duermen mal”, según criterios adultos, que los que duermen “bien”. Y mucha gente miente bellacamente cuando habla de los suyos. Más de una sargenta ha admitido delante de mí que ella también mete a los niños en la cama cuando lo he contado yo.

    Sea cual sea, espero que encuentres pronto vuestra solución, y entre tanto, no desesperes, ya sabes, todo llega y todo pasa. Incluso si tarda cinco años. Doy fe. 🙂

    1. Parece que no llegará nunca ese día pero prefiero esperar paciente hasta los cinco, de verdad te lo digo, a creer que ésto no cambiará nunca.
      También probé Estivil (a mi manera como yo digo) y funcionó un tiempo nada más. No hay milagros para niños que no duermen bien simplemente porque son nerviosos o básicamente necesitan muchas menos horas de descanso que los demás. Aún así, no me rindo y aunque duerma poco espero que sea relajante y provechoso para su crecimiento, físico y mental.
      Mil gracias por la aportación. Un besote!!

  2. Tengo un peque de 15 meses, y la verdad no me puedo quejar de como duerme, eso sí, practicamos el colecho desde que nació, cada vez que se despierta tiene la teta preparada, y se siente seguro al tenernos a su padre a un lado y a mí al otro.

    Estoy totalmente de avuerdo con La Pecu, sinceramente, creo que el 99,9% de las frases “mi bebé duerme de 10 a 10” son verdades disfrazadas, osea mentiras Que no se por qué se empeña la gente en decirlas. no sería todo más fácil si al intercambiar experiencias e impresiones entre madres fuesemos mas fieles a la realidad?

    Por otro lado, acabo de terminar educación infantil hace un par de meses, y tras haber estado unos meses de prácticas en un cole, puedo asegurarte de que cada niño es un mundo para dormir. He tenido la ocasión de trabajar con niños que también tenían problemas para dormir, o que de repente cambiaban de actitud… y he de decir que la inmensa mayoría de las veces, lo que transmiten y sus actitudes son “reacciones a cambios ocurridos en su entorno”.

    Puede que en parte sea como bien dices por celos, y su manera de exteriorizarlo sea alterando el sueño. De todas formas, te animo a que le leas el siguiente cuento, creo que en cierta medida podría quitarle un poco de terror a los monstruos:

    Titulo: UNA PESADILLA EN MI ARMARIO
    Editorial: Kalandraka
    Año de publicación: 2004

    Por otro lado, y si ves que la situación no mejora… podría ser una buena idea la de probar con clases de psicomotricidad. Puede que ya sepas lo que son, pero si no es así puedes ponerte en contacto conmigo y te comento en qué consisten. Seguro que por vuestra zona hay algún sitio en las que lo ofrecen.

    Muchos animos!

    1. Yo no he practicado colecho porque no se ha dejado. Imposible que se aguantara en la cama ni siendo un bebé. Sólo se dormía en el pecho pero se despertaba cada dos por tres, mamaba y otra vez a empezar. Eso hubiese ayudado porque de hecho ahora se calma cuando me quedo durmiendo a su lado o en su misma cama. En cambio con la niña, sí que he podido hacerlo un tiempo porque ella se ha dejado. Supongo que depende de cada niño.
      Lo del cuento lo tendré en cuenta, muchas gracias de corazón por todo 🙂

  3. Kalandraka… una de mis editoriales infantiles preferidas.

    Lo de las mentiras es tan cierto que una vez escribí una entrada sobre ello y la gente me daba la razón en masa.

    En masa = mis comadres, vecinas, amigas, marío, mi madre y el tendero de la esquina, pero bueno, vale… XD

  4. No sé yo si realmente son mentiras… mi hija hasta hace unos meses (coincidiendo con la llegada de su hermanito) sí que dormía 12 horas seguidas sin enterarnos… era una maravilla. No me daba cuenta de lo que tenía entonces…

    Pero justo con la llegada de su hermanito, la cosa cambió y mucho… ahora el hermano tiene 7 meses y ella 3 años y va a días o a temporadas… pero realmente las noches de gritos y lloros son durísimas.

    ¿Has probado con kindival? Es homeopático. Yo se lo he dado alguna vez, sobretodo si nos vamos de vacaciones (está mucho más eufórica) y me ha funcionado… No es dormir del tirón, pero le calma mucho.

    Ánimo y suerte!! Besitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *