Ayer fue mi cumpleaños y la primera onomástica de mi pequeña Sofía y por cierto, gracias por todos vuestros comentarios en facebook, me hicieron mucha ilusión. La fecha no se merecía menos que preparar un layer cake con un toque femenino. Compré los moldes hace unos tres meses en Amazon y estaba deseando estrenarlos, pero el post-parto, el bautizo y las vacaciones me obligaron retrasar el estreno un pelín.  Aún así, mereció la pena la espera.
Una vez que me decidí con la receta el plan era perfecto. Bizcocho del que hemos comido en casa toda la vida, un buttercream para chuparse los dedos y como relleno, dulce de leche sólo así ya sólo me faltaba un caprichito. ¡Quería una tarta con extra de rosa!
La quería rosa por fuera y por dentro y… ¿qué mejor forma de colorear los bizcochos que hacerlo con un suave degradado?

No quedó nada mal, estaba de vicio y al tener un tamaño chiquito es ideal para las celebraciones en familia porque no tenemos que acumular tarta en el frigo o atiborrarnos de ella para que se acabe cuanto antes y con ella nuestro remordimiento de conciencia en la lucha contra la báscula. Con este tamaño, la tarta vuela y siempre nos queda ganas de más. Aquí aún queda un pedacito para repartir pero volará pronto por lo que me he propuesto un nuevo reto: un layercake con degradado en azul. Los chicos de mi casa se lo merecen 🙂
¡Feliz miércoles!

Suscríbete a mi newsletter

Lee Atm en tu correo para no perderte nada de nada

Un poco sobre mi

¡Hola! Mi nombre es Mamen, directora de arte en Blanco Ruso y autora de este blog personal, donde encontrarás recursos creativos para mamás todo terreno.

10 comentarios

¿Y tú qué opinas?

He colaborado con