26 agosto, 2015

Planeta Willy es una historia conmovedora. Escrita e ilustrada por Birte Müller que nos introduce en el mundo de Willy, un niño con síndrome Down. Planteado como si el niño fuera un extraterrestre, nos ayuda a entender cómo se siente Willy y sus padres, desde la noticia de su llegada, hasta su adaptación a nuestro planeta. Nos hace ver cómo son y sienten estos niños de una manera sencilla y cercana.

Leer cuentos a los niños es una actividad muy enriquecedora y no sólo para ellos. En muchas ocasiones, lo es casi más para mí porque cuando se trata de un libro como el de Planeta Willy la experiencia es única.

Willy no podía respirar bien ni comer bien como el resto de peques. Tuvo que adaptarse a nuestra atmósfera y también acostumbrarse a comer. Los habitantes de su planeta no necesitan comer para vivir, pero tampoco necesitan hablar para comunicarse; tienen suficiente con darse la mano o mirarse a los ojos.

Felicidad y lágrimas en planeta Willy

Los momentos de felicidad y las lágrimas se alternan continuamente. La energía vital que Willy transmite se refleja en unas ilustraciones, aparentemente caóticas, planas y de colores intensos.
Planeta Willy

Birte Mülle expresa en esta historia muy bien los sentimientos. Nos hace entender el sufrimiento de los padres por tener un hijo diferente, pero también su aceptación y la felicidad que les aporta. Igualmente, acerca a la convivencia del día a día con otras personas y todo lo que hay a su alrededor.

Un cuento diferente que permite a los niños conocer a otros niños. Niños que aunque en una primera toma de contacto pueden parecer extraños, son tan divertidos y especiales que tenerlos cerca puede ser un regalo. Planeta Willy, es aún un cuento temprano para Sofía pero aún así le ha gustado tanto, tanto como a su hermano.

Suscríbete a mi newsletter

Lee Atm en tu correo para no perderte nada de nada

Un poco sobre mi

¡Hola! Mi nombre es Mamen, directora de arte en Blanco Ruso y autora de este blog personal, donde encontrarás recursos creativos para mamás todo terreno.

¿Y tú qué opinas?

He colaborado con