No han pasado ni 24 horas desde que me separé de él y ya lo hecho de menos como si hubiese pasado un año. Pensaréis que soy una exagerada y tampoco andaréis muy desencaminados, al fin y al cabo soy cordobesa y por aquí agrandamos un pelín las cosas pero es que un niño que no te deja descansar más de cinco minutos seguidos, como digo siempre, ni de día ni de noche (en estas últimas lo de los cinco minutos sería una verdadera exageración a pesar de que no duerma del tirón ni de lejos), que llena tantísimo la casa con sus andanzas y ocurrencias, sus gritos o sus escasos silencios, lo echas en falta, sí o sí.
Acordándome de Rubén en el camino de vuelta a casa desde la playa y una vez lo dejaba despidiéndose de su hermana y sus papás desde la terraza de la casa de los abuelos en la playa, recordaba estas fotos en el tiovivo que a buen seguro verá de nuevo en la ausencia de sus papis.

Un tiovivo precioso que me emboba cada vez que lo veo al caminar por el paseo marítimo y que a partir del viaje que mi pequeño hizo con papá, será parada obligada. De momento, sólo para Rubén y en nada… también para Sofía.

Bendito sea el trabajo siempre y más si cabe en estos tiempos que corren pero ¡cómo se echa de menos a un niño cuando te separas de él aunque sea por esos motivos!
Feliz lunes porque ya queda mucho menos para que llegue el viernes y volvamos a estrujar a nuestros niños a besos.

Suscríbete a mi newsletter

Lee Atm en tu correo para no perderte nada de nada

Un poco sobre mi

¡Hola! Mi nombre es Mamen, directora de arte en Blanco Ruso y autora de este blog personal, donde encontrarás recursos creativos para mamás todo terreno.

2 comentarios

  • dentro de nada estará contigo. totalmente contigo en que se hecha mucho de menos, que le vamos a hacer si los andaluces somos un poco exageraos,jjj. por cierto el tiovivo me ha encantado. he estado mirando para hacerme seguidora pero no lo encuentro.<br />un beso, <br />http://mamadedosprincesas.blogspot.com.es/

  • Miri  

    ayy como te entiendo, el mio está con sus abuelos, y a pesar de que hablo con el por teléfono, le extraño tanto, sus besitos.. sus mimos.. hasta sus enfados!

¿Y tú qué opinas?

He colaborado con