Un cumple a todo color (II parte)

El segundo cumpleaños de Rubén tuve que prepararlo con muchas más antelación que el primero. La maternidad por segunda vez una semana antes del cumpleaños de mi enano suponía que aunque aplazáramos la fiesta, el tiempo para organizarla, habría menguado considerablemente. Pero claro, había detalles salados y dulces que no podía dejar preparados con antelación. Hoy os hablo de ellos.
En ningún cumpleaños que se precie pueden faltan unos apetitosos sandwiches para abrir boca y si están preparados de una forma bonita, serán aún más apetecibles.
Mi adoración por los cupcakes en las fiestas es ya bien conocida y por ello no quería, ni podía, olvidarlos. La elección fueron los de vainilla con buttercream del mismo sabor a los que le añadimos un toque divertido con toppers en forma de estrellas, de los mismos colores que en la decoración, realizados en pasta de azúcar. ¡Deliciosos!
Y ¿recordáis este cake-stand? Me lo regalaron las encantadores Mariapi y Mercedes de Muy dulce Vinuesa las pasadas navidades. Si queréis saber más pinchad aquí. ¡Qué ganas tenía de usarlo en la fiesta de Rubén! Con la guirnalda que diseñé a juego, junto con los toppers y cartelitos de la mesa, quedó monísimo y los cupcakes volaron. Gracias de nuevo, chicas. 
Las piruletas de galleta, causaron sensación entre los más pequeños a los que también les encantó el autoservicio de las chuches.
La cara de Rubén lo dice todo ¿no os parece? Rodeado de regalos y de personas que lo quieren tanto, no paró ni un segundo de corretear de un lado a otro sin separarse de sus nuevos juguetes y lo que menos le importó fue saltarse la merienda. Eso sí, su mamá no perdió ojo para hacerle unas fotos como estas mientras probaba los bocatas y las galletas.
Por último, la tarta.
Diseñada en función de la invitación de cumpleaños que podéis ver aquí, estaba decorada con fondant. Con guirnaldas de colores y coronada por el mismo león de la invitación del cumple, era de bizcocho de chocolate, rellena de swiss meringue buttercream al cacao. En casa nuestra preferida y estaba… de vicio.
Tras de recordar esta fantástica sonrisa en su tarde de cumpleaños ¿qué más puedo pedir? Sólo me queda dar las gracias a esas personitas que siempre están ahí para echarme una mano ya sea colocando guirnaldas, buscando ese papel tan especial con el que poder crear cosas bonitas o cuidando de mis pequeños para que su mamá pueda seguir preparando muchas fiestas.
Que paséis un muy feliz fin de semana. Nos leemos el lunes 😉

6 comentarios en “Un cumple a todo color (II parte)

  1. ES una fiesta preciosa, tenia ganas de ver los detalles un poco mas de cerca.. la tarta me ha encantado aun mas que al principio, y las galletas piruletas una monada

    La idea de envolver los sandwiches me la apunto!!

    un besito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *