Un portafotos en una tabla

Tengo una deuda pendiente conmigo misma de la que creo haber escrito en alguna ocasión y esa es la de hacer unos álbumes de fotos de mis peques. Mi reto es que al menos cada uno tenga un álbum de fotos cuidado y con un bonito diseño de su primer año de vida pero a falta de éste ¿por qué no crear un marco de fotos que vaya creciendo con los niños y con el que tener en papel algunas de esas fotos que en los últimos meses se han convertido en nuestras preferidas?
La idea me la dio Cristina de Niceparty viendo la tabla de recuerdos que creo a raíz de su viaje a Nueva York y de inmediato me puse manos a la obra con la ayuda de Leroy Merlin con el que, como sabéis, he realizado en las últimas semanas colaboraciones como las que podéis verlas aquí o aquí.

Allí me hice con una tabla de madera, un bote de pintura Charme de efecto empolvado en gris perla, una lija y algo de cordel al que sumé 9 fotos impresas tipo polaroid y unas minipinzas de escritorio.

Una vez pintada y lijada la tabla, dibujé los nombres de mis niños y los retoqué con algo de témpera de color negro.

Para terminar añadiendo el cordel y las polaroid sujetas con pequeñas pinzas y anotando en cada una de ellas, con un rotulador indeleble negro, la fecha en la que las tomé.

Ahora, cuando me apetezca cambiar esas fotos lo tendré fácil. Bastará con separarlas de las minipinzas y colocar las nuevas. 
Es una forma sencilla y útil de tener siempre a la vista 9 de mis fotos preferidas. Ya sean de las últimas vacaciones de verano, de sus cumpleaños o de las pasadas navidades ¿Os animáis a hacer vuestra portafotos este finde?

10 comentarios en “Un portafotos en una tabla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *